1165912-19986776-640-360En la siguiente reflexión, trataremos el tema de la soledad en el portero y del toque especial que esta posición conlleva.

¿A qué momentos nos referimos? Seguramente, si eres portero o lo has sido, sabrás de qué hablamos y si no, te invito a que los conozcas.

La figura del portero, es la única que puede jugar con las manos, es la única que cuando le atacan, está posicionado de cara a todos, es la única que cuando está siendo atendido por los servicios médicos, no se reanuda el juego hasta su total recuperación, etc. pero esto, nos hace más especiales aún si cabe.

images 2De los momentos que hablaremos, son esos cuando de verdad nos vemos solos, cuando cometemos un fallo evidente, son esos momentos que querrías desaparecer, pero es aquí, cuando el portero tiene que demostrar porqué es especial. En estas situaciones, es cuando se tiene que hacer grande y demostrar personalidad, es, cuando tiene que ser “verdaderamente especial”.

Debemos pensar que el partido sigue y que, darle vueltas al fallo cometido recientemente, sólo nos conlleva a tener inseguridad, lo cual, nos puede perjudicar en la siguiente acción que seamos protagonistas. Nosotros en estas circunstancias trataremos de olvidar lo ocurrido y seguir el partido con intención de mejorar y ser lo más efectivos posibles.

Como ejemplo en este tipo de casos, siempre me gusta mencionar a un gran portero que todos conocemos, como es el caso de Víctor Valdés (Portero del F.C.Barcelona e Internacional con la Selección Española de Fútbol), éste, al igual que todos los porteros del mundo comete fallos, pero lo que lo diferencia sobre otros porteros es la forma de asimilación del fallo. Recordar en la temporada 2011/2012 un R.Madrid-Barça que, en los primeros minutos del partido comete el error de un pase con el pie a su defensa, costándole un gol en contra al Barça. V.Valdés no decidió golpear en largo cada cesión que recibía a partir de ese fallo, sino que al revés, siguió jugando el balón con los pies como si nada hubiera ocurrido, son estos momentos los que hacen que la figura del portero sea verdaderamente especial. Él no se vino abajo ni perdió la confianza en sí mismo.

imagesPor tanto, debemos ser conscientes que fallos se cometen. Queramos o no, son parte de este juego tan caprichoso como es el fútbol, y nos tenemos que mentalizar en como digerir el error para dejarlo atrás, pensando que nos va a llegar otra oportunidad para seguir demostrando el tipo de portero que somos. Debemos pensar, como tradicionalmente se dice, que de los errores se aprende y así, de este modo, trataremos de evitar que nos vuelva a ocurrir una acción similar.

Desde aquí, invitaros a todos los porteros ya sean aficionados, de fin de semana, de categorías superiores, a que seáis atrevidos, valientes y sobre todo a que sigáis haciendo la figura del portero cada vez más especial disfrutando de ella.

 Carlos Gómez. Entrenador de porteros.

@Carlosgn111

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s