CONOCER, PARA ENTENDER! POR MANU VICENTE, ENTRENADOR DE PORTEROS

DSC_0156 (5)Hoy publicamos una reflexión por parte de Manu, Entrenador de Porteros por la R.F.E.F, director del Grupo Asesport y de ENJOY KEEPERS ACADEMY, escuela de porteros con más de 100 alumnos.
Para mi, es un placer que Manu ponga su granito de arena en mi Blog personal, por eso hoy camparte esta reflexión con todos nosotros, intentando hacer ver muchas de las cosas que conlleva ser Entrenador de Porteros y que no se ve, y por consiguiente no se sabe. Sin más dilaciones, os dejo con el texto.

#Porterosefectivos

 

Vivimos en un país en el que “ todo el mundo sabe de todo, pero nadie se sube las mangas ”. Vivimos de la crítica, generalmente destructiva, sin saber qué hay detrás de la persona señalada.
Vivimos en un mundo en el que nos importa más el ego, que admirar el trabajo de los demás.

Con todo esto, ¿qué quiero decir? Pues que a mí, hay una reflexión que se me pasa a menudo por la cabeza …

¿Por qué los que más critican la labor y el trabajo diario del Preparador de Porteros, son los que NO están vinculados a esta profesión o los que creen saber de todo?

Acaso saben, por ejemplo …..

* Cómo preparamos nuestro trabajo semanal?
* El tiempo que invertimos en diseñar las sesiones?
* Cómo nos documentamos para ser cada vez mejores?
* El vínculo socio-afectivo que creamos con nuestros porteros? * Cómo preparamos aDSC_0078 (6) nuestros porteros para los partidos?
* La profesionalidad con que tratamos a nuestros porteros?
* Cómo analizamos nuestro propio trabajo y sus resultados?
* El tiempo tan valioso que quitamos a nuestras familias?
* Cómo informamos a nuestros porteros sobre el rival?
* La pasión con la que hacemos nuestro trabajo?
* Cómo ayudamos a nuestros porteros a ser mejores personas?

Y sobre todo, para los más “profesionales” …

* Sabes CÓMO hacemos nuestro trabajo?
* Sabes PARA QUIEN vamos a trabajar?
* Sabes QUÉ necesitan nuestros porteros?
* Sabes PARA QUÉ hacemos nuestro trabajo?
* Sabes POR QUÉ lo hacemos de esa manera?
* Sabes CUANDO tenemos que hacer una u otra tarea? * Sabes ALGO del Entrenamiento Específico del Portero?

Si no es así, mejor callados!!!

DSC_0004 (4)#SaveGoalkeepers #NoCritiquesLoQueNOConoces #Valores
#Educación
#Respeto

 

Manu Vicente (Preparador de Porteros)

Anuncios

VALORACIÓN FUNCIONAL EN EL FÚTBOL AMATEUR

IMG-20180810-WA0053JUANJO DELAPUERTA
-Graduado en CAFD
-Máster en Formación del Profesorado
-Máster en Prevención y Readaptación de Lesiones Deportivas
-Profesor de Educación Física
-Preparador Físico en clubes como Villarreal.CF, Levante.UD, CD.Burriana.

Empieza una nueva temporada y observamos que muchos clubs emplean los primeros días de trabajo para realizar diferentes pruebas a sus jugadores. Pero, ¿Para qué se utilizan? ¿Cuáles son los principales test? En el siguiente artículo se pretende responder a estas cuestiones y ofrecer una visión holística sobre lo que se llama VALORACIÓN FUNCIONAL. Además, los test del artículo están enfocados para ser aplicables a todo tipo de clubs, ya que los costes son mínimos. Lejos quedan del alcance del fútbol amateur herramientas como las plataformas de fuerza, máquinas isocinéticas, análisis de presiones plantares o electromiografías.

El mundo del deporte y en concreto el del fútbol, comporta un considerable riesgo de sufrir lesiones debido a su exigencia tanto física como psíquica. El origen multifactorial de las lesiones complica la identificación de los factores de riesgo y la búsqueda de estrategias para su prevención (Cos, Cos, Buenaventura, Pruna, & Ekstrand, 2010); aunque la evidencia empírica acumulada permite identificar una serie de factores que deben asumirse para implementar medidas preventivas en el entrenamiento. Para una mejor comprensión, estos factores se suelen clasificar en intrínsecos (predisposición del deportista) y extrínsecos (exposición del deportista), aunque se entiende que en la realidad del proceso entrenamiento-competición se dan de manera compleja e interactiva (Casáis, 2008). A continuación y siguiendo al mismo autor se expondrán los más significativos:

Figura 1: Factores de riesgos intrínsecos y extrínsecos de las lesiones. Extraído y modificado de Casáis (2008)

1

La valoración funcional es la estrategia utilizada para intentar aumentar el rendimiento y disminuir las lesiones relacionadas con uno de los factores intrínsecos señalados: los aspectos anatómicos y en concreto su relación con el movimiento. Así pues, se define como un mecanismo vital para encontrar debilidades, desequilibrios anatómicos y malos patrones de activación; además de establecer criterios de return to play, utilizando los valores obtenido previos a la lesión para el alta deportiva (Pedret, 2017).

Existen una gran cantidad de pruebas por lo tanto, para una mejor organización se hace referencia a la clasificación propuesta por Honrbia (2017) donde divide la valoración funcional en:

Figura 2: división de la valoración funcional. Extraído y modificado de Honrubia (2017)

2

  1. LA VALORACIÓN POSTURAL

Es el primer paso para la detección de desequilibrios. Dichas anomalías ofrecen en unos casos conclusiones claras acerca del estado de las estructuras corporales y en otros, pistas hacia donde se debe enfocar la valoración (Zas, 2016). Por lo tanto, se analizará la postura corporal desde las visiones frontal y lateral.

  • De la vista frontal se tendrá en cuenta:

  • Que la cabeza se mantenga erguida y no se incline hacia cualquiera de los dos lados. Si esto ocurre se puede relacionar con un desequilibrio en la base pélvica, pérdida de integridad del arco plantar o desequilibrios musculares suboccipitales, cervicales o torácicos superiores localizados. Como referencia se tomarán los ojos y orejas.

  • Tomando como referencia las articulaciones acromioclaviculares y la punta de los dedos se verá si los hombros se encuentran a la misma altura. De no ser así podría existir una compensación postural necesaria por una escoliosis vertebral, distorsión pélvica u otras desviaciones estructurales.

  • Si las crestas ilíacas no se encuentran niveladas cabrá la posibilidad que el glúteo medio esté debilitado.

  • Unas superficies superiores de ambos peronés desiguales, como las rótulas, indicarían diferencias estructurales o funcionales entre ambas piernas.

  • Con los maléolos internos y la vertical con el dedo gordo se valora la posible pronación o supinación de los pies.

En la siguiente Figura se observa una postura frontal ideal:

Figura 3: visión frontal de la postura ideal. Extraída de Chaitow & DeLany (2007)

3

  • La vista lateral ofrece una serie de referencias que deben estar alineadas para la correcta posición corporal. Como se observa en la Figura 4, estas referencias son: meato auditivo, cabeza del húmero, trocánter mayor, cabeza del peroné y maléolo lateral (Chaitow & DeLany, 2007):

  • Con la vista lateral se observan las curvaturas de la columna, atendiendo especialmente a la cifosis dorsal y a la lordosis lumbar.

  • Si el trocánter mayor se encuentra adelantado respecto a la línea corporal, aparece la retroversión de la pelvis donde los músculos de la parte posterior del muslo y el sistema erector de la columna están excesivamente tensos, con debilidad del recto abdominal y dorsiflexores del pie acortados.

  • Si el trocánter mayor se encuentra posterior respecto a la línea coronal, aparece la anteroversión, ligada a una curvatura lumbar más aplanada, recto del abdomen y flexores de cadera acortados, cifosis excesiva y cabeza adelantada.

  • Por último tomando de referencia la cabeza del peroné, si esta está por delante de la línea se padecerá de flexum de rodillas y si por el contrario se encuentra por detrás, hiperextensión de rodillas.

Figura 4: visión lateral de la postura ideal. Extraída de Chaitow & DeLany (2007)

4

  1. VALORACIÓN MUSCULAR

Los test más utilizados dentro del apartado de valoración muscular, atendiendo siempre a los factores de riesgo de las lesiones en el fútbol, son los siguientes:

Para el glúteo medio (principal estabilizador de la pelvis, relacionado con el temido valgo de rodilla):

  • Trendelemburg test: para la realización de este test el examinador se situará detrás del sujeto y observará el ángulo entre la pelvis (la línea que une las crestas ilíacas) y el suelo. Para facilitar la visión de la prueba se puede marcar la línea entre las crestas ilíacas con cualquier material que nos ayude. La pierna no evaluada realizará una flexión de cadera de 30º, de tal forma que el paciente apoya una sola pierna (Bailey, Selfe, & Richards, 2009). La prueba tendrá un tiempo de 30” y una inclinación lateral de la pelvis indicará una debilidad del glúteo medio (Staheli, 2008).

Figura 5: trendelenburg test. Extraída de Staheli (2008)

5

  • Single Leg Squat (SLS): test utilizado para evaluar principalmente la fuerza del glúteo medio. Se evidencia una falta de la misma cuando la cadera cae hacia uno de los dos lados (Bailey, Richards, & Selfe, 2016). El sujeto con las manos en la cintura realiza una sentadilla unipodal, manteniendo la posición final mínimo 3 segundos. Además se valora la estabilidad lumbopélvica, el control motor en la ejecución (valgo de rodilla) o cualquier otra anomalía observable (Kennedy, Burrows, & Parent, 2010).

Para el acortamiento de los flexores de cadera:

  • Test de Thomas modificado: el sujeto a valorar se sitúa decúbito supino en la camilla de tal forma que la tuberosidad isquiática entra en contacto con el borde de la camilla a 90ºen flexión de rodilla. La otra se flexiona lo máximo posible y es el propio sujeto quien se acerca la misma al pecho (Wakefield, Halls, Difilippo, & Cottrell, 2015). La pierna a evaluar es la que se encuentra a 90º y se observará frontal y lateralmente. De forma frontal se pueden observar en la Figura 6 los siguientes déficits: A) posición correcta B) abducción de cadera: TFL corto C) rotación interna de cadera: TFL corto D) rotación tibiofemoral E) rotación externa de cadera= sartorio corto (Zas, 2015).

Figura 6: test de Thomas modificado en vista frontal. Extraído de Zas (2015)

6

Lateralmente se podrá detectar el acortamiento del recto anterior femoral (A) y/o del psoas ilíaco (B):

Figura 7: test de Thomas modificado en vista lateral. Extraído de Zas (2015)

7

  • Extensión de cadera en cuadrupedia a 90º de flexión de rodilla: el objetivo es llegar con el muslo a la horizontal. Si no se llega o se produce un movimiento compensatorio de extensión lumbar el patrón estará trastocado. Se valora la estabilidad lumbopélvica, el control motor y la flexibilidad de los flexores de cadera (Zas, 2013).

Figura 8: patrones erróneos de la extensión de cadera en cuadrupédia. Extraído de Zas (2013)

8

  • Prueba de competencia de la extensibilidad de los flexores lumbo-pélvicos: el sujeto se coloca con una rodilla apoyada en el suelo mientras la otra pierna está con 90º de flexión de rodilla apoyando la planta del pie en el suelo. Con la mano ipsilateral de la pierna con la rodilla apoyada en el suelo, se coge el pie por detrás. Si la cadera no extiende o se produce compensación lumbar los flexores de cadera estarán acortados. En la figura 16 se observan patrones anómalos (Zas, 2013):

Figura 9: patrones erróneos de la prueba de competencia de la extensibilidad de los flexores lumbopélvicos. Extraído de Zas (2013)

9

Para el acortamiento de isquiotibiales:

  • Test modificado de extensión activa de rodilla (MAKE test): el evaluado se sitúa de forma supina en la camilla y un foam roller se coloca debajo de la rodilla contralateral debajo de la rodilla para mantener aproximadamente 20º de flexión de rodilla. El sujeto se acerca la otra rodilla al pecho con flexión de rodilla hasta que el muslo forma 90º con la línea de la camilla como en la Figura:

Figura 10: posición inicial del MAKE test. Extraída de Conor, McCaffrey & Moran (2015)

10

Una vez en esta posición, el sujeto deberá extender la rodilla lo máximo posible y se considerará acortamiento de isquiotibiales si: la cadera no llega a los 90º de flexión, si la rodilla no llega a los 90º de flexión en la posición inicial, si el cuello está en flexión o si el participante no consigue mantener la posición inicial por sí mismo. Se utilizará el goniómetro para medir los ángulos (Connor, McCaffrey, Whyte, & Moran, 2015).

  1. VALORACIÓN OSTEOARTICULAR

Para la valoración osteoarticular se ha detectado la importancia del ROM (range of movement) principalmente de cadera y tobillo (Connor, McCaffrey, Whyte, & Moran, 2015).

Para valorar la movilidad de cadera:

  • The passive hip abduction test at 90º of hip flexion (PHA90º): el sujeto se sitúa decúnito supino con la pierna a evaluar con flexión de rodilla y de cadera a 90º como en la Figura 11:

Figura 11: posición inicial en el PHA90 test. Extraído de Cejudo, Ayala, De Baranda, & Santonja (2015)

11

Partiendo de la posición de la Figura 20, se realiza una abducción de cadera hasta el máximo recorrido articular posible sin que se produzca rotación de la pelvis contralateral. Menos de 45º se considera test positivo valorada (Cejudo, Ayala, De Baranda, & Santonja, 2015).

Para el tobillo:

  • Lunge test (LT): Previo a la prueba, se realizan dos marcas en frente de una pared (una a 5cm y la otra a 10 cm). El sujeto se sitúa en bipedestación delante de dicha pared, con los dedos del pie a evaluar en la línea de 10cm. La pierna no evaluada se coloca detrás, cómodamente y con toda la planta del pie apoyada. A la indicación del examinador, el sujeto debe flexionar la rodilla de la pierna evaluada hasta tocar la pared con la rodilla. La prueba será positiva si no se consigue tocar la pared, se eleva el talón o la posición corporal no es la correcta. La limitación será ligera. Si no se superan los 10 cm, se procederá a hacer el mismo procedimiento con la marca de 5 cm. No superar esta segunda prueba se considerará limitación severa (Chisholm, Birmingham, Brown, MacDermid, & Chesworth, 2012). La falta de dorsiflexión del tobillo está asociado con acortamiento de tríceps sural (Lima, Bezerra, Oliveira y Almeida; 2017).

Figura 12: posición del Lunge test. Extraído de Chisholm, Birmingham, Brown, MacDermid, & Chesworth (2012)

12

  1. VALORACIÓN DEL CORE

  • Test Side-Bridge (SBT): evalúan la resistencia de los flexores laterales del tronco. El participante se sitúa decúbito lateral apoyado en el suelo con el codo a 90º de flexión, elevando la pelvis hasta situar el tronco alineado con las extremidades inferiores y superiores. Se finaliza el test cuando decae la pelvis o la posición inicial no se mantiene (Casto, Barbado, Lopez y Vera; 2014).

Figura 13: test SBT. Extraída de Casto, Barbado, López, & Vera, 2014

13

  • Prone Bridge test (PBT): el cual evalúa la musculatura anterior y posterior del CORE. El sujeto se coloca decúbito prono en el suelo con los codos y la punta del pie como apoyos. Los codos deben estar a 90º de flexión y la pelvis neutra, consiguiendo una horizontal en todo la parte posterior del cuerpo como en la Figuera 26. El test finaliza al variar la posición inicial (Greg & Daniel, 2014).

Figura 14: PBT test. Extraída de Greg & Daniel (2014)

14

  1. Test funcionales y control motor

Las asimetrías o desequilibrios funcionales y la falta de control motor proporcionan una valiosa información pronóstica y diagnóstica. La asimetría en el deporte es un fenómeno natural que refleja las demandas del deporte, así pues, se relacionará riesgo de lesión asimetrías mayores del 10% (Troule & Casamichana, 2016). Dentro de esta última división de la valoración funcional se destaca:

  • Hope test: este test es una combinación de cuatro pruebas con el objetivo de obtener información acerca de la fuerza, potencia y control neuromuscular de las extremidades inferiores. Para las cuatro se marca una línea recta de 6 metros con un punto de inicio. En el Hope test, índices de simetrías inferiores al 85% se considerará anormal y con riesgo de lesión (Bird & Markwick, 2016). Estas cuatro pruebas son:

  1. Single-Leg hop for distance (A): el sujeto se sitúa sobre una pierna (la que se evalúa) en la marca de inicio y se le pide que realice un salto lo más lejos que pueda con ese misma pierna. Una vez realizado el salto, el evaluado tiene que permanecer sobre la pierna un mínimo de tres segundos con el control postural correcto y la mínima oscilación corporal. Se mide la distancia obtenida de ambas piernas.

  2. Triple Hop for distance (B): mismo procedimiento que el test anterior, pero esta vez son 3 saltos los realizados. Se anota la distancia alcanzada entre el inicio y la última caída.

  3. Crossover Triple Hop for distance (C): el sujeto se sitúa en el inicio, en un lado de la línea marcada preparado para ejecutar 3 saltos como en el Triple Hop for distance. La diferencia es que estos saltos se realizan en zig-zag. Se anota la distancia alcanzada entre el inicio y la última caída manteniendo, como en los test anteriores, un mínimo de 3 segundos a una pierna con el control motor y control corporal correcto.

  4. Six-meter One-legged Timed Hop (D): El sujeto se coloca en la marca de inicio y el objetivo es realizar la distancia de 6 metros en el menor tiempo posible; siempre con la misma pierna. En la Figura 15 se expone gráficamente el Hope test:

Figura 15: Hope test. Extraído de Bird & Markwick (2016)

15

  • Functional Movement Screenining (FMS): test compuesto por 7 ejercicios con el objetivo de evaluar los patrones básicos del movimiento, detectar asimetrías y valorar el control motor (Dorrel, Long, Shaffer, & Myer, 2015). La forma de calificar la calidad de ejecución de cada ejercicio es asignando una puntuación de entre 0 y 3 puntos. Se le asigna valor 0 cuando hay dolor, 1 cuando el deportista compensa en exceso y realiza el ejercicio de forma incorrecta, el 2 cuando realiza algún tipo de compensación pero es capaz de realizar el test y el 3 es cuando se realiza perfectamente. Una puntuación inferior a 14 estará relacionada con riesgo de lesión (Troule & Casamichana, 2016). A continuación se exponen los 7 ejercicios extraídos del artículo de (Schroeder et al., 2016):

  • Sentadilla con los brazos arriba de la cabeza (A): valora la movilidad y estabilidad lumbopélvica, de rodilla y de hombro. 1 corresponde a tibia y tronco no alineados, flexión de la columna lumbar y rodillas no alineadas; 2 hace referencia al tren superior alineado con la tibia, fémur debajo de la horizontal y rodillas no alienadas; 3 corresponde a la ejecución perfecta.

  • Paso de obstáculo (B): evalúa la mecánica del cuerpo durante la zancada. El deportista empieza con los pies juntos y la valla se ajusta a la altura de la tuberosidad anterior de la tibia mientras se sostiene una pica detrás del cuello con ambos brazos. 1 corresponde a una pérdida de la lineación postural, columna lumbar no neutra, caída de la pelvis y rodillas alineadas; 2 hace referencia a alineamiento corporal correcto, pelvis equilibrada y rodillas no alineadas; 3 corresponde a la ejecución perfecta.

  • Zancada frontal (C): Evalúa la movilidad y estabilidad de cadera y tobil1o y la flexibilidad del cuádriceps. 1 corresponde a la pérdida de equilibrio; 2 hace referencia a movimiento del torso, los pies no permanecen en el plano sagital y la rodilla de atrás no toca el suelo; 3 corresponde a la ejecución perfecta.

  • Movilidad de hombros (D): el sujeto intenta juntar los puños por detrás de la espalda. 1 corresponde a más de una mano y media de distancia entre los puños; 2 hace referencia menos de una manos y media; 3 corresponde a menos de una mano de distancia entre ambos puños.

  • Elevación de la pierna extendida (E): el sujeto decúbito supino realiza una flexión de cadera con la rodilla extendida para valorar la flexibilidad de isquitibiales. Se coloca un listón vertical al cuerpo del sujeto donde esté el límite de ROM. 1 corresponde al palo por debajo de la rodilla; 2 hace referencia al palo entre la rodilla y la mitad del muslo; 3 corresponde al palo entre la mitad del muslo y cadera.

  • Estabilidad del núcleo en flexión de brazos (F): el evaluado ejecuta una flexión de brazos.1 corresponde a la imposibilidad de realizar el ejercicio; 2 hace referencia a la ejecución del ejercicio con los pulgares a lineados a la barbilla; 3 corresponde a la flexión de brazos con los pulgares alineados con la parte superior de la cabeza.

  • Estabilidad del núcleo en rotación (G): ejercicio que requiere una buena coordinación neuromuscular y la transferencia de energía a partir de un segmento del cuerpo a través del tronco. Requiere estabilidad del tronco en el plano sagital y transversal. Se empieza el test a cuadrupedia con los hombros y cadera a 90º en relación con el tronco. El movimiento consiste en flexionar el hombro y extender la cadera y la rodilla al mismo lado, para luego aproximar tanto la extremidad superior como la inferior y llegar a tocarse el codo y la rodilla del mismo lado. 1 corresponde a la imposibilidad de realizar el patrón sagital; 2 hace referencia a la realización en el plano sagital con inestabilidad lumbar; 3 realizado correctamente. A continuación se recopilan las 7 pruebas:

Figura 16: FMS test. Extraída de Schroeder et al. (2016)

16

  • Cook Hip lift test: valora el patrón de activación isquiotibiales-glúteo en la extensión de cadera. Si primero se sobrecargan los isquios existirá un mal patrón. Decúbito supino, el sujeto extiende los brazos y eleva la cadera, apoyando solo la extremidad inferior a evaluar a 90º (Zas, 2013):

Figura 17: Cook Hip lift test. Extraída de Zas (2013)

17

La prevención de lesiones es una de las principales competencias que se deben dominar dentro del cuerpo técnico. Pero para la elaboración y puesta en marcha de cualquier programa preventivo será necesario identificar una serie de factores de riesgo derivados de la práctica deportiva en cuestión. Aunque la lesión sea multifactorial y no resulte fácil identificar cuáles son sus causas, a través de la continua formación y revisión de la literatura debemos acercarnos al origen.

Dichos factores de riesgo relacionados con la práctica del fútbol se extrapolan principalmente del análisis de las acciones que más veces se dan en un partido o que más lesiones genera. Así pues, una de las herramientas desarrolladas para la detección de posibles futuras lesiones puede ser la valoración funcional. Tras estudiar y recopilar los test de valoración funcional que evalúan los factores de riesgo derivados de la práctica del fútbol, se ha llegado a la conclusión de que son muchos los test existentes y no existe consenso a la hora de su aplicación. A parte de los presentados en este artículos existen numerosos igualmente válidos.

Para terminar, se subraya que lo más importante no es conocer y aplicar a la perfección el protocolo de cualquier test, sino que hay que entender la valoración; saber trasladar a la práctica los resultados obtenidos. Si están interesados en este tema, es muy recomendable el blog de Ignacio González Zas temadeporte.blogspot.com.

BIBLIOGRAFÍA

  • Bailey, R. W., Richards, J., & Selfe, J. (2016). A Biomechanical Investigation of Selected Lumbopelvic Hip Tests: Implications for the Examination of Walking. Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics, 39(6), 411–419.

  • Bird, S. P., & Markwick, W. J. (2016). Musculoskeletal Screening and Functional Testing: Considerations for Basketball Athletes. International Journal of Sports Physical Therapy, 11(5), 784–802.

  • Casáis, L. (2008). Revisión de las estrategias para la prevención de lesiones en el deporte desde la actividad física. Apunts Medicina de l”Esport (Castellano), 43(157), 30–40.

  • Casto, J., Barbado, D., López, A., & Vera, F. (2014). Test de campo para valorar la resistencia de los músculos del tronco. Apuntes Educación Física Y Deportes, (117), 59–68.

  • Cejudo, A., Ayala, F., De Baranda, P. S., & Santonja, F. (2015). Reliability of Two Methods of Clinical Examination of the Flexibility of the Hip Adductor Muscles. International Journal of Sports Physical Therapy, 10(7), 976–983.

  • Chaitow, L., & DeLany, J. W. (2007). Aplicación clínica de las técnicas neuromusculares. Extremidades inferiores (Bicolor). Editorial Paidotribo.

  • Chisholm, M. D., Birmingham, T. B., Brown, J., MacDermid, J., & Chesworth, B. M. (2012). Reliability and Validity of a Weight-Bearing Measure of Ankle Dorsiflexion Range of Motion. Physiotherapy Canada, 64(4), 347–355.

  • Connor, S. O., McCaffrey, N., Whyte, E., & Moran, K. (2015). Reliability of a Modified Active Knee Extension Test for Assessment of Hamstring Flexibility. International Journal of Athletic Therapy & Training, 20(4), 32–36.

  • Cos, F., Cos, M. Á., Buenaventura, L., Pruna, R., & Ekstrand, J. (2010). Modelos de análisis para la prevención de lesiones en el deporte. Estudio epidemiológico de lesiones: el modelo Union of European Football Associations en el fútbol. Apunts. Medicina de l’Esport, 45(166), 95–102.

  • Dorrel, B. S., Long, T., Shaffer, S., & Myer, G. D. (2015). Evaluation of the Functional Movement Screen as an Injury Prediction Tool Among Active Adult Populations. Sports Health, 7(6), 53-59.

  • Greg, B., & Daniel, T. (2014). Conditioning to the Core. Human Kinetics.

  • Honrubia, P. (2017). Prevención de lesiones en un club profesional. [Apuntes]. Valencia: Universidad Católica de Valencia. Máster universitario en ciencias aplicadas a la prevención y readaptación funcional de lesiones deportivas.

  • Kennedy, M. D., Burrows, L., & Parent, E. (2010). Intrarater and Interrater Reliability of the Single-Leg Squat Test. Athletic Therapy Today, 15(6), 32–36.

  • Lima, Y. L., Ferreira, V. M. L. M., Lima, P. O. de P., Bezerra, M. A., Oliveira, R. R. de, & Almeida, G. P. L. (2017). The association of ankle dorsiflexion range of motion and dynamic knee valgus: A systematic review and meta-analysis. Physical Therapy in Sport, 0(0). https://doi.org/10.1016/j.ptsp.2017.07.003

  • Pedret, C. (2017). Ecografía en la lesión muscular del deportista profesional. Presented at the II jornada científica endavant: actualización en lesión muscular del deportista, Villareal.

  • Staheli, L. T. (2008). Fundamentals of Pediatric Orthopedics. Lippincott Williams & Wilkins

  • Troule, S., & Casamichana, D. (2016). Application of functional test to the detection of asymmetries in soccer players. Journal of Sport and Health Research, 8(1), 53–64.

  • Wakefield, C. B., Halls, A., Difilippo, N., & Cottrell, G. T. (2015). Reliability of Goniometric and Trigonometric Techniques for Measuring Hip-Extension Range of Motion Using the Modified Thomas Test. Journal of Athletic Training (Allen Press), 50(5), 460–466.

  • Zas, I. G. (2013, November 5). Valoración del movimiento y prescripción de ejercicio: El equilibrio artro-muscular, la estabilidad y el control motor lumbo-pélvico y la prevención de lesiones: Un apunte bibliográfico. Retrieved August 25, 2017, from http://temadeporte.blogspot.com.es/2013/11/el-equilibrio-artro-muscular-la.html.

  • Zas, I. G. (2015, October 17). Valoración del movimiento y prescripción de ejercicio: decálogo de conceptos teóricos básicos en la prescripción de ejercicio físico para el complejo lumbo-pélvico. 1a Parte (1-5). Retrieved August 10, 2017, from http://temadeporte.blogspot.com.es/2015/10/decalogo-de-conceptos-teoricos-basicos.html.

  • Zas, I. G. (2015, April 18). Valoración del movimiento y prescripción de ejercicio: El Tensor de la Fascia Lata: ¿Víctima o verdugo del desequilibrio artro-muscular? Retrieved September 8, 2017, from http://temadeporte.blogspot.com.es/2015/04/el-tensor-de-la-fascia-lata-victima-o.html.

  • Zas, I. G. (2016, January 7). Valoración del movimiento y prescripción de ejercicio: Los subsistemas musculares de estabilización lumbo-pélvica: El subsistema intínseco (I). Retrieved September 2, 2017, from http://temadeporte.blogspot.com.es/2016/01/los-subsistemas-musculares-de.html.

READAPTACIÓN DE RODILLA EN EL PORTERO DE FÚTBOL

e3f9f05e-4e50-4392-8951-2eb11719c696En el siguiente artículo, vamos a tratar el tema de la readaptación de lesiones en la rodilla, este es un campo muy amplio y poco específico, por lo que no profundizaremos en el tipo de lesión a recuperar ni en la etapa en la que nos localizamos en la lesión.
En primer lugar, introduciremos nociones básicas a tener en cuenta a la hora de plantear la readaptación, las etapas y cuáles son nuestros objetivos. Posteriormente hablaremos sobre factores contribuyentes, importantes en la readaptación de la rodilla y la clave del trabajo multidisciplinar en la readaptación. Por último, hemos realizado un video en el que mostraremos algunos ejercicios interesantes para la readaptación de la rodilla, que contiene ejercicios analíticos, ejercicios focalizados al entrenamiento funcional, ejercicios para trabajar los factores contribuyentes a la lesión de la rodilla, y acabando por el trabajo del gesto deportivo, en este caso enfocado al saque volea. Todo esto adaptado y orientado al portero de fútbol.

En la readaptación es primordial saber los objetivos, el planteamiento y las etapas. Para esto, debemos saber cuál es la patología que tenemos, y sobre lo que vamos a trabajar, por lo que hay que tener en cuenta:

Mecanismos patobiológicos: dolor nociceptivo, dolor neuropático o disfuncional, esto va a condicionar la importancia del resto de los factores

Disfunción: en qué punto es disfuncional, tanto de movimiento, como de deslizamiento de partes blandas e inestabilidad.

Fuente: que estructura es responsable de los síntomas del paciente.

Factores contribuyentes: no es el que lo provoca, pero a consecuencia de eso predispone a un dolor en esa zona.

Precauciones y contraindicaciones: signos de alarmas o banderas rojas.

Importante dentro de la readaptación controlar en cada jugador:
Biomecánica, factores extrínsecos y capacidades básicas que son: Fuerza, flexibilidad,e27128da-f866-4581-9514-17c60c568595 resistencia y velocidad, y estas adaptarlas a las necesidades de cada jugador en cada deporte, no potenciar capacidades físicas que impiden su deporte.

Después de tener claro el planteamiento y objetivos, llevamos a cabo las etapas de la readaptación:

Control de sistemas:

  • Tratamiento fisioterápico de la fuente de lesión.
  • Normalización de disfunciones.
  • Normalización de los déficits de ROM, preferentemente en cadenas musculares.
  • Aumento del control de musculatura profunda y estabilizadores.

Readaptación estructural:

  • Estabilidad del core + complejidad.
  • Trabajo de potenciación.
  • Fortalecimiento con control de core, trabajando el control motor.
  • Ejercicios de glúteo medio.
  • Reentrenamiento de patrones neuromusculares del miembro inferior.

Readaptación funcional:

  • Trabajo aeróbico especifico.
  • Actividades concéntricas y excéntricas en patrones funcionales.
  • Reentrenamiento neuromuscular más integrado y en actividades más globales.
  • Entrenamiento progresivo de agilidad e integrando patrones cognitivos que son muy importantes en los porteros.
  • Reinserción deportiva
  • Progresivo entrenamiento específico del portero.
  • Progresivo entrenamiento fisico-tecnico.
  • Siempre un seguimiento de mantenimiento y prevención.

9ceb22c8-ce68-48c0-ae63-ffd8d533e71aUno de los factores contribuyentes a tener en cuenta a la hora de la readaptación de la rodilla es el control lumbo pélvico, ya que de este depende el movimiento de la rodilla. Y también el control del pie, ya que es la base de la rodilla y si no hay un buen control de este, la rodilla no será estable.

Cuando hablamos de estabilidad dinámica de la rodilla, debemos tener en cuenta que está dada por el componente muscular y neural, actuando en conjunto con el componente pasivo. Estos se encargan de compensar adecuadamente las cargas impuestas sobre la articulación. 1
Vamos a poner algunos ejemplos de déficit de estabilidad dinámica de rodilla:

Imagen 1
Figura 1
  • Aumento del movimiento de rotación interna de cadera del miembro contra- lateral durante el 10 % inicial de la fase de aterrizaje del salto.(F1, A).
  • Aumento del valgo dinámico de rodilla observado en un plano frontal durante el aterrizaje. (F1, B)
  • Asimetrías en el aterrizaje del salto: Aumento del momento extensor de la rodilla lesionada y del momento flexor en la sana, produciendo diferencias de la fuerza de reacción del suelo entre ambos miembros. (F1, C-D)
  • Déficit en la estabilidad postural de la extremidad involucrada.

OTROS FACTORES
Interfieren diferentes factores en la readaptación, tanto físicos como psicológicos. Dentro de los factores físicos, estos jugadores manifiestan: asimetrías, disminución de la fuerza muscular y alteraciones neuromusculares que involucran a la musculatura core y la alineación del miembro inferior y tronco en actividades funcionales como el salto o su aterrizaje.

¿Cuáles son los otros factores que pueden hacer que un programa de readaptación tenga éxito y garantizar un retorno exitoso de los jugadores a las actividades que están dispuestos a practicar? Hay que tener en cuenta que el regreso exitoso al deporte es multifactorial e influido por muchos factores diferentes. Hoy en día, generalmente se cree que la fuerza muscular3 , control neuromuscular 2, miedo a la lesión4 y el nivel percibido de la función de la rodilla7 son ​​probablemente los factores más importantes que contribuyen a un retorno exitoso.

El control neuromuscular muestra la capacidad de un individuo para coordinarse de tal manera que se puede obtener una simetría completa en cualquier tarea dada. El entrenamiento neuromuscular puede comenzar con ejercicios básicos de estabilidad desde el comienzo de la rehabilitación y poco a poco progresar. La corrección de caminar, correr y pliométricos es crucial para asegurarse de que el paciente pueda cargar ambas extremidades por igual. 2

La fuerza muscular es también uno de los factores más importantes a tener en cuenta, Ekstrand 3 sugería que el atleta antes de regresar al entrenamiento en equipo debería haber recuperado al menos el 90% de la fuerza muscular.

Las diferencias psicológicas entre los pacientes pueden ser un factor importante que condicione la vuelta al deporte. Esto se debe a que no todos los pacientes reaccionan igual ante el dolor a causa de una lesión. Algunos desarrollan respuestas negativas exageradas llevando a limitar movimientos que generen dolor.4
Captura de pantalla 2018-05-01 a las 0.18.48
El miedo a sufrir dolor o una nueva lesión limita la rehabilitación, ocasionando persistencia de los síntomas y disminuyendo los niveles de actividad durante y luego de la misma.4

Ardern et al. informaron que las personas que logran volver a su deporte y llegar al nivel previo a la lesión, tenían un miedo mucho menor a la lesión en comparación con aquellos que no lograron volver a este nivel. También hay otros factores psicológicos que pueden afectar la decisión de un atleta de regresar o no, como las preocupaciones sobre la incapacidad de actuar al mismo nivel, la sensación de aislamiento de los compañeros de equipo, la falta de identidad atlética y la falta de interés social o apoyo familiar. 6

En cuanto al nivel percibido de la función de la rodilla, en primer lugar, el foco de atención externo acelera el proceso de aprendizaje o acorta las primeras etapas del mismo, facilitando el automatismo de los movimientos. En segundo lugar, un foco de atención externa mejora la producción de patrones de movimiento efectivos y eficientes.

Las instrucciones o feedback proporcionados por los fisioterapeutas durante las sesiones de readaptación, están dirigidas a los movimientos del globales y analíticos de una forma eficiente y bajo buen control motor.

Un foco de atención externo aparece cuando la atención del deportista está dirigida hacia el resultado o efectos del movimiento (por ejemplo, “Cuando amortigües imagina que te sientas en una silla”). 7

David Buj Rafels
Fisioterapeuta
Máster en Fisioterapia Deportiva
Nº Colegiado 6042
Twitter: @BujDavid

BIBLIOGRAFÍA

  1. Myer GD, Ford KR, Hewett TE. Rationale and Clinical Techniques for Anterior Cruciate Ligament Injury Preventreion Among Female Athletes. J Athl Train. 2004 Dec;39(4):352-364.
  2. Myer GD, Paterno MV, Ford KR, Hewett TE (2008) Neuromuscular training techniques to target de cits before return to sport after anterior cruciate ligament reconstruction. J Strength Cond Res 22: 987-1014.
  3. Fuller CW, Walker J (2006) Quantifying the functional rehabilitation of injured football Br J Sports Med 40: 151-157.
  4. Everhart JS, Best TM, Flanigan DC. Psychological predictors of anterior cruciate ligament reconstruction outcomes: a systematic review. Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc. 2013 Oct 15.
  5. Ardern CL, Webster KE, Taylor NF, Feller JA (2011) Return to sport following anterior cruciate ligament reconstruction surgery: a systematic review and meta-analysis of the state of play. Br J Sports Med 45: 596-606.
  6. Van Grinsven S, van Cingel RE, Holla CJ, van Loon CJ (2010) Evidence-based rehabilitation following anterior cruciate ligament reconstruction. Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc 18: 1128-1144.
  7. Wulf G, Höß M, Prinz W. Instructions for motor learning: di erential e ects of in- ternal versus external focus of attention. J Mot Behav. 1998;30:169-179. http://dx.doi. org/10.1080/00222899809601334.

ELENA FERNÁNDEZ, EDP DEL UNIÓN ADARVE, HISTORIA DE LUCHA Y CONSTANCIA

12496397_501738540014292_6722466304654478383_oElena Fernández Castaño
Entrenadora de porteros del Unión Adarve de 2ªB. Nos cuenta un poco cómo he llegado hasta aquí y en qué le ha ayudado su experiencia como jugadora.

Empezando por esto último, que es un poco la parte más fundamental de por qué estoy en el Adarve, he de decir que mi carrera futbolística no ha sido un camino de rosas precisamente. De hecho, ya he comentado en varios medios que tuve que dejar de jugar por culpa de las lesiones, en este caso de hombro. Pero aun así, no puedo negar que me siento afortunada de haber vivido tanto lo bueno como lo malo que me ha dado este deporte.

Con sólo 16 añitos, paso de categoría juvenil en el Atlético de Madrid Féminas, a “jugar” en el primer equipo. Y lo pongo entre comillas porque, evidentemente, mi rol era claramente de segunda portera. Pero gracias al entrenador y a las compañeras que tenía, no sólo aprendí mucho sobre fútbol, sino que también empecé mi maduración tanto como jugadora como persona, lo cual agradecería enormemente con el paso del tiempo.

Para aquél entonces yo ya tenía clarísimo que iba a estudiar INEF, así que era literalmente una esponja absorbiendo información constantemente, tanto de mi entrenador de porteras como del preparador físico y del entrenador. En ese año me llamaron de la selección madrileña y de la selección española, además de acabar jugando yo en liga por lesión de la portera titular. Podéis imaginaros el momento de subidón que estaba viviendo con sólo 17 años.
Conseguimos el Campeonato de España Sub-18 con la madrileña y ese verano me llamo la española para ir al Mundial sub-17 de Trinidad y Tobago en 2010. Puedo decir que es la mejor etapa que he podido vivir como futbolista. Sentirte profesional, algo que por aquél entonces era impensable en España siendo mujer. Además de tener el privilegio de entrenar todos los días, durante dos meses, con un grande de la portería como Manolo Amieiro y con compañeras como Lola Gallardo. Al final el aprendizaje doble que yo iba adquiriendo era impresionante.

Pero como dicen, todo lo bueno se acaba, y a mí se me acabó al volver del mundial. Ya estando en Trinidad y Tobago empecé con alguna molestia en el hombro, de un problema que había tenido anteriormente entrenando con el Atleti. Dos meses después de haber vuelto, la molestia intermitente empezó a ser continua. Aun así yo seguía y 12356653_493833227471490_8470800079830489719_oseguía porque ni loca quería parar, hasta que ya un día, a punto de salírseme el hombro, decidí que hasta aquí.
Lo que vino después ya no fue tan maravilloso como lo vivido un año antes. Primera operación de hombro, el Atleti rescinde mi contrato un día antes de la misma…es decir, que me quedo “compuesta y sin novio” con 18 años y sin ser nadie en el fútbol. Pero bueno, contra todo pronóstico, desde el propio Hospital llamo al entrenador de porteras del Rayo Vallecano para contarle mi situación y que si necesitaban una portera en el filial. Así es como empecé mi andadura por Vallecas, al día siguiente de haberme quedado sin nada.

De los 5 años que he estado en el Rayo, sin duda me tengo que quedar con el que ganamos la liga de Segunda División Femenina en la temporada 2014-2015. Pero no por haber ganado la liga en sí, que también, si no por todo el calvario que tuve que vivir durante los dos años anteriores. Pensad que llego al Rayo lesionada en Agosto de 2011, por lo que no puedo competir hasta enero-febrero del 2012. La cosa es que en la pretemporada siguiente (2012-2013), que estaba haciéndola con el primer equipo con vistas a quedarme en él, volví a hacerme daño en el hombro. Esto supuso el volver a parar y estar haciéndome pruebas e infiltrándome hasta diciembre de ese año, que ya el medico decide volver a operarme por segunda vez. Pero bueno, lejos de acabar todo, tienen una complicación en quirófano y me acaban cerrando sin poder arreglar nada. Tengo que esperar un mes hasta tener las pruebas necesarias para entender que había pasado y así operarme por tercera vez, esto ya en Enero de 2013.

Finalmente consiguen arreglarme el hombro y ya puedo volver a empezar otra vez con el proceso de readaptación. En principio, podía estar jugando en mayo de ese año (2013), pero tengo una recaída y me obliga a alargar la recuperación hasta verano. Además, el entrenador me comunica que no me hará ficha hasta saber si estaba bien con el hombro o no. Asique me quedo sola en verano, gestionándome yo misma mi propia recuperación (gracias a lo que había ido estudiando en la carrera) junto con mi fisio y mi psicóloga deportiva, con la única mentalidad de llegar en agosto a la pretemporada y estar como un auténtico avión.
Al final me hago con el puesto de titular (siendo 3 porteras y yo llegando de una lesión y sin ficha). Y ese año acabamos ganando la liga, siendo el mejor año para mí a nivel deportivo en cuanto a sensaciones en portería, a disfrute del fútbol y a nivel propio. Esos años aprendí que una lesión puede llegar a ser maravillosa si la enfocas de la forma adecuada. Yo supe ser constante y no desviarme del objetivo ni un poquito. Y al final lo conseguí.

Dos años después, tuve que dejar el fútbol por el hombro, pero supe ver rápidamente la alternativa. Era mi último año de carrera, me había enfocado muchísimo más en el entrenamiento de porteros, llegando a hacer prácticamente todos los trabajos sobre ese tema. Y además había empezado las prácticas como entrenadora de porteros con el Rayo Vallecano de 3ª División. Evidentemente estaba allí para aprender, pero tuve la grandísima suerte de que me dejaran hacer cantidad de cosas con los porteros durante los 8 meses que estuve allí. En ese momento me vinieron a la mente todos los aprendizajes que había ido adquiriendo con los diferentes entrenadores que he tenido,10452338_372618326259648_1590762246343769840_n me llegaban los conocimientos que había ido adquiriendo de la carrera y las aplicaciones que había ido dándoles mientras trabajaba con porteros en un club de barrio. Todo eso que yo había ido aprendiendo y aplicando desde los 16 años, me hizo sentirme como una más del cuerpo técnico. En definitiva, me hizo entender que, por qué no, yo podía llegar también a entrenar porteros en Tercera, 2ªB, 2ª ó incluso Primera División. En ese momento me sentí capacitada para desempeñar ese papel de forma correcta, profesional y sobre todo con mucha pasión por ello. Así que me puse manos a la obra. Presenté mi TFG (que también trataba sobre porteros) para optar a la Matrícula de Honor y me empecé a mover por clubes de Tercera, División de Honor Juvenil, Segunda B…. y no me fue bien. La verdad es que me decepcioné un poco. Hubo un caso claro con un club que a día de hoy no entiendo muy bien que ocurrió y por qué tras darme el OK, pasaron literalmente de mí. Pero bueno, no hay mal que por bien no venga, acababa de terminar la carrera, no podía cundirme el pánico por algo así. Empecé en un club de barrio otra vez con porteros y aparte con un equipo juvenil femenino como entrenadora principal.

Y ese año de transición, en el que yo pensaba que estaba dando un paso atrás, resultó ser mi trampolín a la Segunda División B. Reconozco que me costó mucho ese año tener ilusión por entrenar a los porteros, porque no lo consideraba como un reto (ya había estado entrenando a porteros en un club así durante 4 años), aunque al final, es algo que me acaba saliendo solo. Con lo que sí tenía ilusión era con el juvenil femenino, teniendo una implicación del 200%, lo que al final sería recompensado.

Decir que estoy en el Adarve por enchufe son palabras mayores. Habrá quien lo piense y por supuesto que es libre de pensarlo. Mi versión es que tuve un poco de suerte y mucho trabajo. Porque una cosa es llegar y otra cosa es mantenerte. Y aquí estoy todavía. Gracias a aprender de todos los profesionales que me han rodeado y acompañado en mis años de futbolista. Gracias a aplicar conocimientos de la carrera con porteros o en propios trabajos de la carrera. Gracias a tener que ser constante, a no rendirme, a caerme y levantarme más fuerte, a superar una-dos y hasta tres barreras, a querer ser mejor cada día. Gracias a la ilusión que tengo por este deporte, por este puesto y por estos jugadores.

Esta es mi historia. Por esto estoy donde estoy, soy lo que soy y seguiré luchando por mantenerme ó mejorar. Puede que tropiece, pero para volver siempre hay tiempo.

READAPTACIÓN DE HOMBRO EN PORTEROS

Captura de pantalla 2018-02-13 a las 17.43.26En este artículo, vamos a tratar el tema de la readaptación del hombro en porteros, en el cual en primer lugar introduciremos una breve  metodología de intervención terapéutica y principios de readaptación. Seguidamente, hablaremos sobre las patologías del hombro más frecuentes a readaptar y para finalizar, propondremos algunos ejercicios interesantes en diferentes fases de readaptación respecto a las lesiones por sobre uso y traumáticas mas frecuentes.
Uno de los pilares de la rehabilitación, es la identificación de patrones de movimiento anormales, generados por desequilibrios musculares, que provocan alteraciones en la cadena cinemática del miembro superior.(1)
Como con cualquier lesión, la rehabilitación debe abordar el proceso inflamatorio, el dolor, restaurar la flexibilidad y el rango normal de movimiento, así como también, la fuerza muscular a través de ejercicios de fortalecimiento.

1. Metodología de la intervención terapéutica

  •           Fases de recuperación funcional:

Recuperación anatómica: El paso previo es recuperar la estructura.

Recuperar la función de dicha estructura: Iniciando desde un punto de vista analítico y enfocando hacia a una integración global. Integrar la función de esa estructura en el conjunto o sistema motor y el gesto analítico.

Reeducar el gesto motriz funcional o patrón motor: La progresión de ejercicios será de analíticos, donde influiremos en el trabajo de estabilizadores locales, y  progresivamente avanzar hacia ejercicios más globales en los que tendremos que controlar los estabilizadores globales y movilizadores globales. Progresivamente aumentando la complejidad, intensidad, velocidad y dirección, e integrando la función de esa estructura.

  •           Identificar el tipo de problema:

Lesión traumática:  Frecuentemente es la inestabilidad anterior de hombro en un traumatismo al parar el balón con una sola mano. En el cual se produce una posteriorización de la mano respecto al plano del hombro, y consecuentemente, una anterioridad de la cabeza del húmero.

NEUER

Sobre uso: Son las más complejas. La mayoría suelen ser lesiones tendinosa en las que la clave se encuentra en el control de las cargas. Frecuentemente es la lesión por sobre uso del saque de portería con la mano, por alteraciones posturales, mala ejecución técnica del deporte, malos hábitos de entrenamiento, etc. En este caso es primordial la ayuda del entrenador de porteros para trabajar conjuntamente.

Posquirúrgico: Hay que tener en cuenta la información del cirujano. En tal sentido, Kibler y Cools,(2) establecen una serie de enfoques sobre los cuales debe basarse la rehabilitación funcional del hombro. Entre ellos, se destaca la activación muscular preparatoria y reactiva, donde el objetivo es el aumento del tono o actividad muscular tanto de la musculatura del hombro como de los miembros inferiores y tronco que participen en el gesto. Teniendo en cuenta este punto, se hace evidente que primero debemos entender qué sucede con los músculos que rodean el complejo del hombro.

2. Principios de la readaptación

Principio de individualidad: Hay que tener en cuenta la edad, el componente genético, tipo de patología.

Principio de progresión: Es la clave en la readaptación, en la que tenemos que tener en cuenta los estímulos, que variarían en cuanto a intensidad, velocidad y posteriormente dirección. Donde hay que introducir tanto elementos técnicos como tácticos.

Estimulo regenerativo: Son estímulos biomecánicos y electromagnéticos en los que utilizaremos estímulos lentos, controlando esencialmente el volumen y la intensidad.

Estímulos readaptativos: Son estímulos mecánicos en el cual aumentaremos el volumen e intensidad, e introduciremos la velocidad, la cual será esencial controlar e incorporar en el cambio de dirección. Este es clave en la readaptación de los porteros ya que trabajan mucho con cambios de velocidad y dirección.

Estímulos reeducativos: Estímulos en los cuales introducimos las alteraciones en gesto deportivo con el objetivo de mejorarlo y estímulos mucho más cognitivos. Al introducir estas acciones cognitivas buscaremos la automatización del movimiento. Al automatizar el ejercicio eliminamos la fase de estímulo y respuesta y podemos introducir otro estimulo externo.
Marcar plazos al deportista para que tenga objetivos tanto a corto como a largo plazo y siempre, objetivos realistas.

Para tener un hombro sano, el manguito rotador debe ser fuerte y lo suficientemente “consciente” como para hacer su trabajo en la posición necesaria. Si se piensa en la mayoría de los problemas del hombro, el dolor aparece en los extremos, por eso hay que trabajar en cadenas cinéticas con el mayor rango de movilidad posible cuando ya hemos eliminado el dolor.
Una de las claves en la readaptación del hombro, es el trabajo de estabilidad escapular. De acuerdo al análisis cinemático realizado por algunos autores, las características biomecánicas en pacientes sintomáticos incluyen un déficit de la báscula externa, como también del tilt posterior y un incremento en la rotación interna de la escápula.(3)

Captura de pantalla 2018-02-13 a las 18.51.37

Estos cambios responden a una disminución de la actividad electromiografía del serrato anterior (SA), trapecio medio (TM) e inferior (TI) y a un incremento relativo en la activación del trapecio superior (TS), según evidencian los estudios.(4)
Uno de los objetivos primordiales en la readaptación es lograr un adecuado reclutamiento muscular. Por lo tanto, los ejercicios durante la readaptación deberían buscar una activación selectiva de aquellos músculos inhibidos y débiles, con un mínimo reclutamiento de los músculos sobre activados. Debido a la disminución de actividad del trapecio inferior y serrato anterior, sumado al reclutamiento excesivo del trapecio superior, la prescripción de ejercicios con baja relación TS/TI, TS/TM y TS/SA son de particular importancia.(5)
El control del tronco, con los ajustes posturales anticipatorios y la estabilidad escapular son requisitos fundamentales para generar la movilidad adecuada del hombro facilitando la activación de músculos a distancia y mejorando su función. De esta manera, nos referimos al concepto de estabilidad proximal para una óptima movilidad distal.(6)

David Buj
Fisioterapeuta
Nº colegiado: 6042

Portero que interviene: Rafa Soriano

BIBLIOGRAFÍA:

1.Ann M Cools, Lori A Michener. Shoulder pain: can one label satisfy everyone and everything? BJSM Online First, published on November 2, 2016 as 10.1136 bjs- ports-2016-096772

2.  Cools AM, Struyf F, De Mey K, Maenhout A, Castelein B, Cagnie B. Rehabilitation of scapular dyskinesis: from the o ce worker to the elite overhead athlete. Br J Sports Med. 2014 Apr;48(8):692-7. doi: 10.1136/bjsports-2013-092148. Epub 2013 May 18. Review. PubMed PMID: 23687006.

3. Cools AM, Witvrouw EE, Declercq GA, Danneels LA, Cambier DC. Scapular muscle recruitment patterns: trapezius muscle latency with and without impingement symp- toms. Am J Sports Med. 2003 Jul-Aug;31(4):542-9. PubMed PMID: 12860542.

4. Ludewig PM, Cook TM. Alterations in shoulder kinematics and associated mus- cle activity in people with symptoms of shoulder impingement. Phys Ther. 2000 Mar;80(3):276-91. Review. PubMed PMID: 10696154.

5. Kibler WB. The role of the scapula in athletic shoulder function. Am J Sports Med. 1998 ar- Apr;26(2):325-37. Review. PubMed PMID: 9548131.

6. McMullen J, Uhl TL. A Kinetic Chain Approach for Shoulder Rehabilitation. Journal of Athletic Training. 2000;35(3):329-337.

ENTRENAMIENTO FUNCIONAL DEL CORE CON PORTEROS

INTRODUCCIÓN

IMG_2835Volvemos con una nueva colaboración, artículo realizado por el Preparador Físico Juanjo Delapuerta, donde nos explica muy detalladamente lo que es el entrenamiento funcional, el Core y mucho más relacionado con el tema. Juanjo posee una gran titulación académica, ya que a parte de ser graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, está titulado en los Masters Universitarios en formación del Profesorado de Educación Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas y en Ciencias aplicadas a la Prevención y Readaptación Funcional de Lesiones Deportivas, siendo actualmente profesor en el I.E.S Vicent Castell y Domenech. Además, también lleva a sus espaldas una interesante experiencia en clubes de fútbol como el Villarreal.CF o Levante.UD entre otros.

ENTRENAMIENTO FUNCIONAL DEL CORE CON PORTEROS

En el siguiente artículo se presenta una revisión conceptual del entrenamiento funcional del CORE para así, crear un base teórica que nos permita afrontar con garantías la planificación y el desarrollo de nuestros programas de entrenamiento. Al final del mismo, se propone un ejercicio de CORE con una transferencia directa al portero de fútbol.

Para empezar, debemos entender los dos conceptos que están tan de moda en el mundo del entrenamiento deportivo sobre los que gira el presente artículo: Entrenamiento Funcional y CORE.

El primero de ellos fue introducido por Gary Grey en los años 90 y se resume en entrenar de forma inteligente con un propósito, a través de la ejecución de patrones de movimiento y cadenas musculares para desarrollar una actitud tónico postural equilibrada en todas las situaciones funcionales del individuo (Ríos, 2015). En definitiva lo que se busca es entrenar movimientos, no músculos.

Por la otra parte, el Core no es un concepto descrito en los tratados clásicos de anatomía, sino que es un concepto funcional utilizado para referirse de forma conjunta a las estructuras musculares y osteoarticulares de la parte central del cuerpo, sobre todo del raquis lumbo-dorsal, la pelvis y la cadera (Vera-García et al., 2015a). Su traducción literal ya nos hace suponer la importancia que tiene en la generación de movimientos: centro o núcleo. La estabilidad de esta zona está considerada como uno de los factores claves en la prevención de lesiones (sobre todo en miembros inferiores) y el tratamiento del síndrome de dolor lumbar (Schellenberg, Lang, Chan, & Burnham, 2007). Esta estabilidad la confiere la suma de 3 estructuras:

  • SISTEMA PASIVO: estructura articular, ligamentos y fascias.

  • SISTEMA NEURAL: control sensorio-motriz y propiocepción.

  • SISTEMA MUSCULAR (activo): musculatura motora y co-contracción agonista-antagonista. El término co-contracción es muy interesante sobre todo para referirse a la estabilidad. Cuando un músculo está trabajando, el antagonista está completamente relajado pero esto no siempre es así. En ocasiones se activan a la vez para proteger las estructuras internas. Un ejemplo claro es la co-contracción del cuádriceps-isquios cuando se realizan carreras a gran velocidad para mantener estable la articulación de la rodilla.

Las articulaciones de la columna vertebral poseen un cierto nivel de rigidez que les proporcionan sus estructuras osteoligamentosas. Sin embargo, estudios in vitro realizados en columnas de cadáveres demuestran que las estructuras pasivas de la columna no son capaces de mantener una posición erguida frente a fuerzas compresivas de 90 N, es decir, fuerzas muy inferiores a las que soporta la columna en actividades deportivas. En este sentido, la estabilidad del raquis depende tanto de sus elementos osteoarticulares y ligamentos como de la activación muscular y de su adecuado funcionamiento bajo la coordinación del sistema neural (Vera-García et al., 2015a).

musculos-del-core-1
Imagen: PasoClave.com

Demostrada la importancia del sistema activo, a continuación se exponen los músculos que forman parte del CORE: recto del abdomen, transverso, multífidos, oblicuos interno y externo, erectores de la columna, cuadrado lumbar, glúteos, isquiotibiales y grupos rotadores de la cadera. Estos músculos son vínculos cruciales en la transmisión de fuerzas entre el tren superior e inferior. Se ha demostrado mediante estudios electromiográficos que la activación de los músculos del tronco precede a la activación de los músculos de las extremidades (Vera-García et al., 2015b). Es decir, cuando un portero realiza un despeje de puños, lo primero que se activa antes del movimiento principal de los brazos es la zona del CORE.

Por lo tanto llegamos a la primera conclusión clara: uno de los objetivos de nuestro programa de entrenamiento debe ser el crear una base lo suficientemente estable para el movimiento principal de las extremidades en los gestos deportivos y así prevenir el mayor número de lesiones posibles y aumentar la vida deportiva de nuestros atletas.

Una vez entendida la importancia del entrenamiento del CORE nos queda completarlo con el primer concepto expuesto anteriormente, es decir, trabajarlo de forma inteligente a través de lo que llamamos funcional. Para ello nos basaremos en el gurú del entrenamiento funcional: Michael Boyle.

Si analizamos la anatomía de los músculos anteriormente nombrados nos damos cuentaIMG_2845 de que la función de la mayoría de ellos es de impedir el movimiento (estabilizadores), destacando que “durante la mayoría de actividades, el papel primordial de los músculos abdominales es proporcionar sujeción isométrica y limitar el grado de rotación del tronco” (Boyle, 2017). Por lo tanto, ¿tiene sentido machacar a nuestros deportistas con ejercicios de flexión-extensión de los músculos abdominales como los típicos “crunches”, los cuales pueden incluso empeorar el dolor lumbar? ¿Es éste un entrenamiento inteligente? Boyle concluye que el entrenamiento de la zona del CORE se hace mal, principalmente porque siempre se ha hecho así.

Para cambiar el modelo de entrenamiento de esta zona se proponen 3 categorías, 3 tipos básicos de ejercicios para la zona media:

  1. ANTIEXTENSIÓN: es la principal función de los músculos anteriores del CORE y debería trabajarse en las dos o tres primeras fases de todos los programas. Entre los ejercicios propuestos para estos músculos se destacan las planchas frontales o “prone bridge” y los ejercicios de “rollout”.

  2. ANTIFLEXIÓN LATERAL: desarrolla el cuadrado lumbar y los oblicuos como estabilizadores de pelvis y caderas. Destacamos las planchas laterales.

  3. ANTIRROTACIÓN: Boyle los destaca como la clave para el entrenamiento del CORE. Por eso, el ejercicio propuesto en el video pertenece a esta categoría. Además del Pallof Press, podremos trabajar con el “paseo del granjero” o “el leñador”.

PALLOF PRESS
La elección de este ejercicio viene dada por la importancia de la antirrotación en la zona media y la transferencia a los porteros de fútbol; sumado al trabajo de los estabilizadores del hombro tan importantes en la prevención de una de las lesiones más frecuentes en porteros. Además, no se suele ver en los diferentes programas de entrenamiento. A continuación se explica la forma de proceder:

  • Lo principal del entrenamiento del CORE es mantener durante la ejecución de los ejercicios la columna estable, sin modificar las curvas fisiológicas.

  • Con las diferentes posiciones que se observan en el video, debemos evitar la rotación del tronco y solo se realizará el movimiento de flexión-extensión de codos con la goma en la máxima tensión.

  • Durante la ejecución, la respiración será activa; además de tener activados en todo momento principalmente el glúteo y la zona media del tronco.

  • El material a utilizar en el pallof press puede ser muy diverso. En el video se utiliza theraband al ser un material asequible pero se pueden utilizar, por ejemplo, poleas. De esta forma la progresión en cuanto a la carga será más fácil de cuantificar.

  • Se recomienda realizar el ejercicio atando la goma a diferentes alturas para trabajar otros planos y movilizar diferentes fibras. También variar la velocidad de ejecución dependiendo del objetivo.

  • El trabajo debe ser individualizado para cada sujeto, no podemos realizar la misma progresión para todo un equipo entero.

  • Antes de planificar cualquier programa es necesaria realizar una valoración previa. Para ello existen numerosas pruebas que describiremos en profundidad en la siguiente entrada. Destacamos los test de resistencia isométrica, de resistencia dinámica y de estabilidad central (test de Sahrmann, KLAT, BKFO, ASLR y PRONE test).

  • En el video se pueden ver 6 niveles diferentes de dificultad, de menos a más. La progresión propuesta en el video es a nivel personal, existen otras muchas variantes y depende de cada programa, momento de la temporada o nivel del deportista el utilizar unos ejercicios u otros.

  • No es mejor un ejercicio cuanto más inestabilidad tenga, debe ser funcional. No estamos entrenando a nuestros deportistas para el circo.

Portero que interviene: Rafa Soriano

PRÓXIMOS ARTÍCULOS

  • VALORACIÓN FUNCIONAL

BIBLIOGRAFÍA

Boyle, M. (2017). El Entrenamiento Funcionalaplicado a los Deportes (Ediciones Tutor). Madrid.

Ríos, I. D. P. (2015). Entrenamiento funcional del core: eje del entrenamiento inteligente. Revista Facultad de Ciencias de la Salud UDES, 2(1), 47–55. https://doi.org/10.20320/rfcsudes.v2i1.247

Schellenberg, K. L., Lang, J. M., Chan, K. M., & Burnham, R. S. (2007). A clinical tool for office assessment of lumbar spine stabilization endurance: prone and supine bridge maneuvers. American Journal of Physical Medicine & Rehabilitation, 86(5), 380–386. https://doi.org/10.1097/PHM.0b013e318032156a

Vera-García, F. J., Barbado, D., Moreno-Pérez, V., Hernández-Sánchez, S., Juan-Recio, C., & Elvira, J. L. L. (2015a). Core stability. Concepto y aportaciones al entrenamiento y la prevención de lesiones. Revista Andaluza de Medicina Del Deporte, 8(2), 79–85. https://doi.org/10.1016/j.ramd.2014.02.004

Vera-García, F. J., Barbado, D., Moreno-Pérez, V., Hernández-Sánchez, S., Juan-Recio, C., & Elvira, J. L. L. (2015b). Core stability: evaluación y criterios para su entrenamiento. Revista Andaluza de Medicina Del Deporte, 8(3), 130–137. https://doi.org/10.1016/j.ramd.2014.02.005

PREVENCIÓN DE LESIONES EN PORTEROS

INTRODUCCIÓN

5A7AB201-8B91-49C7-B5D9-E52424D267E8Tenemos aquí la que es una importante colaboración a modo de artículo de la mano del Fisioterapeuta y Máster en Fisioterapia Deportiva, David Buj Rafels, en el cual aprovecho para agradecer su predisposición a mi propuesta para poner su granito de arena en el Blog. Joven fisioterapeuta con alta experiencia en el fútbol amateur en diferentes clubes de prestigio de la provincia de Castellón. Dicha colaboración, irá encadenada de varios artículos más acompañados de vídeos para una mejor visión de lo que David Buj nos quiere transmitir, esta misma servirá de introducción a los que veremos en las próximas semanas.
Sin alargar más esta pequeña introducción, os dejo con el artículo.

PREVENCIÓN DE LESIONES EN PORTEROS

Centrándonos en el ámbito preventivo, tema muy complejo y controvertido por la cantidad de variables que influyen, hay que tener en cuenta numerosos factores a la hora de minimizar el riesgo de lesión. Por eso os voy a orientar sobre algunas de las cosas que hemos de tener en cuenta, a la hora de realizar un trabajo preventivo.

En cuanto a la prevención en las lesiones de nuestros porteros vamos a hablar en primer lugar sobre las lesiones más comunes en ellos, ya que hemos de indagar sobre la epidemiología y así, establecer una priorización en el la búsqueda de objetivos y en la inclusión de unos contenidos u otros.

Por otro lado, la epidemiología según la demarcación, los delanteros son los jugadores con mayor índice de lesión (IL = 11,7 les/1000h.), seguido por los defensas centrales (IL= 8,1 les/1000h.), los defensas laterales (IL = 5,8 les/1000h.) y los interiores (IL = 5,6 les/1000h.). Los porteros son siempre los jugadores con menor IL (IL = 1,3 les/1000h.) (Noya y Silleros, 2013).
*IL= Índice de lesión * les= lesión *h= horas

Algunas de las lesiones más comunes de porteros son:

  • Rotura, luxación o fisura de dedos
  • Bursitis de cadera
  • Condromalacia rotuliana
  • Ligamento cruzado anterior
  • Lumbalgias posturales
  • Luxación de hombro
  • Fractura-luxación de Monteggia

Teniendo en cuenta estos factores previos, hemos de trabajar tanto el volumen, la intensidad y la carga de trabajo. También los aspectos individuales del portero, la epidemiología y la situación actual a nivel físico. Por eso debemos conocer bien el área anatómica y biomecánica que vamos a tratar.

 Básicamente podemos agrupar los factores a tener en cuenta en:

  1. Bioquímico.111
  2. Psico-emocional
  3. Biomecánico.
  4. Neuromuscular.
  5. Biológico (célula/genética).

 

Hay que controlar exhaustivamente la biomecánica de nuestros porteros, tanto en correctos patrones de movimiento como en un buen gesto deportivo. Para esto, será de gran importancia asociarnos con nuestros entrenadores de porteros, para que así nos pauten cual es el perfecto gesto deportivo del portero en cada acción, y a partir de ahí, llevar nosotros a cabo unos correctos patrones de movimiento.

La evolución de los ejercicios de prevención, serán posteriormente a una buena adquisición de la técnica del ejercicio, de movimientos más simples a más complejos. En el que progresivamente, se añadirán diferentes planos de movimiento y en el que influiremos en la variabilidad tanto la frecuencia como la velocidad y resistencia según sea nuestro objetivo y progresión.

A nivel neuromuscular es muy importante un equilibrio muscular entre musculatura tónica y fásica.
Controlando un buen “Timing”, conseguiremos una activación de esta musculatura coordinada.
Para llevarlo a cabo, es muy importante trabajar musculatura estabilizador local, estabilizadores globales o movilizadores globales.

Hay muchos factores que intervienen en la prevención, pero el control de las cargas a las que sometemos a nuestros porteros creo que es el factor más importante y en el que a veces influimos menos, por las grandes exigencias que tiene este deporte.

Es muy importante, tanto el trabajo de fuerza, trabajo de habilidad en nuestros movimientos, un buen control motor o velocidades de reacción, pero a todo esto hay que superponer el control de las cargas de entrenamiento para así conseguir mejores resultados y  prevenir las lesiones.

222

A modo de conclusión, creo que es muy importante en nuestros porteros saber en la prevención cuales son las lesiones más frecuentes y evitarlas. Controlar  los factores bioquímicos, pisco-emocionales, biomecánicos y neuromusculares que pocas veces tenemos en cuenta y que influyen mucho en nuestros porteros. Un importante estudio sobre los patrones de movimiento, el gesto deportivo y la activación muscular, y sobre todo, un exhaustivo control de cargas, ya que es la base de toda prevención.

BIBLIOGRAFÍA:

Noya Salces, Javier y Sillero Quintana, Manuel (2013). Epidemiología de las lesiones en el fútbol profesional español en la temporada 2008-2009. “Archivos de Medicina del Deporte”, v. 30 (n. 1-24); pp. 750-766. ISSN 0212-8799.