20140522_101414_5INTRODUCCIÓN

Volvemos con una nueva entrada en la que hablaremos de los esguinces en general y en la vida del portero de fútbol. Visto el éxito que tuvo el anterior artículo “vendajes del portero”, volví a proponerle al fisioterapeuta del club, Alejandro Folch la idea de un nuevo artículo en el que también englobara un tema más genérico. Fue dicho y hecho, Alejandro me propuso la idea de escribir sobre los esguinces de tobillo, y aquí lo tenemos.

Antes de pasar con el artículo me gustaría dar las gracias una vez más a Alejandro por el interés mostrado. Espero que os pueda ser útil tanto o más que el anterior. Y recordar, siempre #Porterosefectivos.

Un abrazo.

Carlos Gómez. Entrenador de Porteros.

¿QUÉ HACER FRENTE A UN ESGUINCE DE TOBILLO?

Las lesiones de tobillo representan la lesión musculosquelética aguda que afecta con mayor frecuencia a todos los deportistas y según la Federación Internacional de Fútbol Asociado, los esguinces de tobillo son la lesión más común que se enfrentan los porteros. Para evitar que los oponentes marquen en su portería deben saltar en el aire para blocar el balón y tras la caída pueden doblarse el tobillo sobre algún compañero u oponente.

Esta lesión afecta a ligamentos que unen los huesos de la tibia y peroné a los huesos propios del pie, también a diferentes músculos de la pierna. Si el ligamento que se lesiona es el ligamento externo, se produce un mecanismo de inversión (tuerce llevando planta hacia dentro). Si el ligamento afectado es el interno, el mecanismo de la lesión es una eversión (tuerce llevando planta hacia fuera).

Anteriormente al tratamiento será necesario realizar un correcto diagnóstico de la lesión en base a la pato-mecánica y anatomía de las estructuras afectadas mediante pruebas de imagen, exploración física e historial clínico del paciente. PIES

Valoraremos la inestabilidad articular realizando la prueba del cajón anterior. Una prueba positiva es compatible con el diagnóstico de desgarro del ligamento y/o capsula. La lesión de los ligamentos laterales se valoran clínicamente según el grado de derrame, laxitud e incapacidad funcional, clasificándolo en grados (tres).

El hielo, la inmovilización, el reposo y la elevación es el sistema comúnmente utilizado por todos. Si bien esta parte es necesaria, no es suficiente si se quiere devolver al tobillo a su condición anterior, es necesaria una rehabilitación.

¿Por qué una rehabilitación? El tobillo después de la lesión sufre perdida de movilidad y estabilidad, lo que se traduce en limitación de movilidad y limitación de la fuerza aplicada al suelo.

La mejor rehabilitación es aquella que se basa en la estabilidad y la movilidad del tobillo.

TRABAJO DE ESTABILIDAD

                . Sobre un pie (pie a rehabilitar en el suelo o sobre un bosu) aguantar 30 segundos con la rodilla ligeramente doblada. propio

                               . Con brazos abiertos en cruz.

                               . Brazos en el pecho.

                               . Ojos cerrados.

                               . Ojos cerrados y alguien le da ligero toques para desestabilizar.

                               . Realizar las letras del abecedario con el pie que queda en el aire.

                               . Al ser portero, podemos lanzarle balones con la mano para que bloque o realice desvíos con ambas manos.

Este ejercicio tiene varios niveles de dificultad al ir trabajando durante la rehabilitación.

TRABAJO CARGA

                . Peso muerto pesado, descalzo. El peso muerto permite repartir la carga entre los dos pies, lo cual permite un mayor peso sin sufrir lesiones o molestias de nuevo.

TRABAJO MANUAL

                . Engloba aquellos ejercicios en las que existe una manipulación con las manos de la zona lesionada. Nunca manipules tu tobillo. Es trabajo de un fisioterapeuta profesional y debidamente colegiado, realizado por alguien sin los conocimientos pertinentes puede empeorar la lesión.

¿CUANDO REALIZAMOS CADA EJERCICIO?

Tomando como base el grado I empezar a probarlos en la segunda semana. Para el grado II y III acude a un profesional, ya que necesita un estudio exhaustivo y el seguimiento de un traumatólogo y fisioterapeuta.

Alejandro Folch Cruz. Nº Colegiado 3514

Fisioterapeuta C.D Burriana y gerente Policlínica LA PLANETA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s